OreGairu Volumen 14 - Capítulo 1 - Parte 2 - RESUMEN COMPLETO


Aun así, la vida normal de Hikigaya Hachiman continúa

Era un poco más del mediodía y Hikigaya miraba sus dedos en clase.

El sol estaba por encima del cielo, era un día sin nubes y la temperatura aumentaba cada hora. Después de llegar a la escuela, la falta de sueño provocó que Hikigaya tuviera síntomas de somnolencia, lo cual le hizo agachar su cabeza sobre el escritorio.


Después de una siesta gratificante, Hikigaya se levanta y se percata que las yemas de sus dedos todavía estaban extrañamente frías al tacto, tal vez debido a la posición que tomó para dormir mientras usaba sus brazos como almohada.

En los últimos dos días, el clima ha sido de lo más agradable, pero probablemente en los próximos dos días eso cambie, ya que la temperatura caerá. Poco a poco se podía ver el nuevo cambio de estación; el invierno estaba dejando sus últimos residuos mientras llegaba la primavera.

De camino a la escuela, Hikigaya se había percatado que los cerezos que estaban a lo largo del río aún no mostraban signos de floración, sus hojas y ramas tenían una apariencia sombría. Sin embargo, en un mes se podrá ver la nueva floración.


Después de dar un suspiro, Hikigaya miró el reloj y se percató que la clase estaba llegando a su fin. En el aula había pocos alumnos, ya que como era el sexto período, la mayoría de estudiantes había perdido la concentración.

En la hora de descanso, Hikigaya comenzó a mirar alrededor de la clase, y se percató que todos estaban absortos en sus propias actividades para evitar el aburrimiento. Por cierto, hablando de los próximos exámenes semestrales, había estudiantes que se centraron en estudiar e ignoraron la clase. También había algunos alumnos como Sagami Minami, que fingían estar escuchando la clase mientras se escondían detrás de un libro, lo cual fue suficiente como para que el profesor dejará pasar en alto.

Sin embargo, también había estudiantes que si prestaban atención a lo que decía el profesor. Si hablamos de una persona en particular, bueno, ese sería el amigo de Hikigaya, Totsuka Saika...Lo diré una vez más. La amiga de Hikigaya, Totsuka Saika...


Totsuka asintió con la cabeza mientras miraba la pizarra, y después de un rato se percató de la presencia de Hikigaya, así que comenzó a agitar su lápiz hacia él.

Con los rayos del sol brillando sobre Totsuka a través de la ventana, su cabello brillaba como mechones de seda y su sonrisa era tan deslumbrante, que, bueno...Hikigaya se avergonzó un poco.

Con la clase a punto de terminar, Hikigaya abrió su cuaderno y escribió lo que estaba en la pizarra, lo suficiente como para evitar que lo regañen.

La clase terminó y solo había una cosa que Hikigaya quería hacer: hablar con Yuigahama sobre lo que había ocurrido el día de ayer y preguntarle cuál era su deseo.


Al ver a Yuigahama con su grupo de amigos, Hikigaya no sabía cómo acercarse, así que sacó su smartphone, que por cierto ya tenía un mensaje escrito, el cual había sido redactado la noche anterior. Entonces, Hikigaya le envía el siguiente mensaje: "¿Estás libre hoy?"

Yuigahama sacó su smartphone de su bolsillo, luego hizo un gesto al resto de su grupo, para después decir: "Oh, ya vuelvo" - Lo dice sonriendo.

Para cuando Yuigahama llegó al asiento de Hikigaya, sus mejillas estaban completamente hinchadas. Entonces, ella le dice: "¡¿Acaso no te dije que me hablarás normalmente?!" - Exclamó con un tono de protesta, manteniendo su voz reservada para evitar cualquier atención.


- "...Eh, pero, escogí la mejor forma"

- "¡¿No te parece extraño enviar un mensaje cuando estamos tan cerca el uno del otro?!"

- "Lo bueno de los correos es que no importa la distancia"

Entonces, Hikigaya le pregunta: "...¿Tienes tiempo hoy?"

- "¿Hoy ...?" - Yuigahama repitió, congelándose en su lugar.

Al darse cuenta que Yuigahama estaba un poco preocupada por la pregunta que le hizo, Hikigaya le dice: "Bueno, no tiene que ser hoy. Podemos hablar mañana, pasado mañana o pasado mañana, y así sucesivamente".


- "¡Eso es demasiado para elegir! ¿Solo dime cuánto tiempo libre tienes, Hikki...?" - Exclamó Yuigahama, un poco sorprendida y algo triste.

Al oír eso, Hikigaya quería corregirla, porque indudablemente cometió un pequeño error.

- "No tengo ninguno, en realidad. Tengo muchas cosas que hacer" - Dijo Hikigaya.

- "Ohh, ¿qué?" - Preguntó Yuigahama, inclinando su cabeza mientras miraba con sus ojos grandes a Hikigaya.


- "...B-Bueno, ya sabes, muchas cosas. Hay mucho, ¿sabes? Tengo que hacerlos...pero supongo que lo puedo hacer en cualquier momento - Hikigaya murmuró, evitando mirar a Yuigahama. Pero al cabo de unos segundos, él tose para recuperar la compostura, luego dirige su mirada hacia Yuigahama y dice: "Entonces, me enfocaré en tu horario. Solo avísame cuando estés libre".

Yuigahama cruzó los brazos, para después decir: "Mmmmm, está bien. Hoy podemos reunirnos".

- "¿En serio?" - Preguntó Hikigaya.

- "Sí. No es como si hubiéramos decidido algo, de todos modos " - Respondió Yuigahama con una sonrisa.


- "Está bien, perdón por eso" - Dijo Hikigaya inclinando su cabeza, mientras que Yuigahama agitaba su cabeza.

- "Bien, iré a buscar mis cosas" - Dijo Yuigahama.


Hikigaya decidió salir al pasillo, ya que se sentiría un poco incómodo si lo vieran saliendo del aula con Yuigahama. En el momento en que dejó el salón de clase, Hikigaya sintió un repentino escalofrío. Así que decidió meter sus manos al bolsillo, para después apoyarse contra la pared.

A pesar de que las ventanas estaban bien cerradas, los dedos de Hikigaya aún seguían fríos.



¡Descarga nuestra aplicación!
Disponible en Google Play

0/Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio

Artículos Sugeridos