OreGairu Volumen 14 - Capítulo 8 - RESUMEN COMPLETO


Una vez más, esa puerta se abre

Al recordar los eventos de un día anterior, Hikigaya se sintió avergonzado y pensó que si existiera una máquina del tiempo, lo usaría sin dudarlo para asesinarse. Muchos pensamientos pasaron por su cabeza, pero había unas palabras que no podía olvidar: "Hasta mañana...", eso fue lo que Yukinoshita le dijo antes de irse.


Hikigaya sabía que tenía que ir a la escuela al día siguiente, aunque él deseaba con todo su corazón el no ir, pero después de escuchar aquellas palabras de Yukinoshita, su corazón vaciló y decidió que era momento de afrontar su destino.

Para su buena suerte, al día siguiente había una fiesta, así que Hikigaya solo tenía que dejar pasar el día, por así decirlo, ya que un día después era la ceremonia de clausura, y con eso, llegaría las vacaciones de primavera.

Al día siguiente, Hikigaya está en el escuela, y mientras caminaba por el pasillo del edificio principal, se encuentra con alguien.


Oh, llegas temprano —dijo Yukinoshita mientras caminaba a un ritmo lento.

Por lo general, Yukinoshita siempre llegaba temprano a la escuela, así que era extraño para Hikigaya verla llegar tarde, y asumió que ella también estaba avergonzada por lo que había pasado un día anterior.

Una vez que ambos llegaron al club, Yukinoshita y Hikigaya se sentaron en los mismos lugares de siempre y, por un momento, hubo un silencio que reflejaba lo incómodos que estaban ambos.

De rato en rato, Yukinoshita lanzaba miradas furtivas hacia Hikigaya, quien no sabía qué palabras decir para iniciar la conversación, así que lo mejor que pudo decir fue: "Uh... ¿quieres empezar nuestra reunión?"


Buena idea.

Entonces ambos comenzaron a analizar la propuesta de un presupuesto que Kaihin Sogo había solicitado. Y después de una breve inspección, Yukinoshita dijo: "Me imagino que será difícil ejecutar esta propuesta, ya que considera que no era más que un concepto. Además, la falta de fondos y de personal son los mayores problemas".

Parece que estamos a merced del presupuesto de Kaihin Sogo.

Bien. Necesitaremos encontrar gente dispuesta a ayudar... —dijo Yukinoshita mientras miraba el asiento de Yuigahama.

—Bueno, no podemos seguir molestándola todo el tiempo. Veré si puedo...


No, hablaré con ella personalmente —dijo Yukinoshita, interrumpiendo. Luego puso su mano derecha en su pecho para ajustar su cinta y miró el asiento vacío de Yuigahama. Y como para tranquilizarse, continuó lentamente—. No te preocupes, yo me encargaré. Aunque sea difícil de explicar, quiero tener una conversación adecuada con ella... De lo contrario, podría enojarse por no haberla consultado.

A pesar de haber dicho eso, Yukinoshita mostró un poco de ansiedad en su voz, así que para cubrirlo, mostró una sonrisa valiente.

—Entiendo... Bueno, por ahora hay algunas pistas que quiero seguir.

—Claro, eso me parece bien.


Mientras Hikigaya miraba una página de la propuesta de Kaihin Sogo, se percató que había un problema aún mayor: no había una ubicación adecuada para llevar a cabo el evento solicitado.

Anteriormente, Hikigaya había visto la propuesta, pero en aquel entonces estaba haciendo los preparativos para el falso baile de graduación, así que no tomó en cuenta la solicitud y puso lugares al azar como un paseo marítimo o hacerlo en una playa con puesta de sol.

Sin embargo, en la propuesta decía "océano", así que Hikigaya pensó que sería mejor ir a la "playa". Entonces, él dirigió su mirada hacia Yukinoshita, quien estaba sacando su laptop, para después ponerse sus gafas con entusiasmo y comenzar a buscar algo.


Parece que hay lugares donde podemos realizar el evento, pero... será complicado tener acceso a menos que tengamos permiso del gobierno local —dijo Yukinoshita mientras giraba su laptop en la dirección de Hikigaya.

Hikigaya inclinó su cabeza para mirar la pantalla y se tomó un momento para pensar. Después dijo: "Ahora que recuerdo, el parque la playa tiene una zona de barbacoa. Así que si podemos obtener permiso, sería el mejor lugar para realizar el evento".

Ambos contemplaron la situación actual y el lugar adecuado para realizar el evento. Así que pasado un momento, decidieron ir al parque para verificar si cumplía con los requisitos que querían.


Después de aquello, Hikigaya y Yukinoshita llegaron al parque de la playa, el cual estaba muy concurrido, ya que era un día festivo. Además, había un maravilloso clima.

Hikigaya estaba sentado en un banco mientras bebía su café MAX, y su costado estaba Yukinoshita, que se estaba recuperando del cansancio. Así que Hikigaya le dijo: "Aquí tengo otro MAX Coffee. ¿Lo quieres?"

—Gracias... —dijo Yukinoshita mientras extendía su mano para coger la lata.

Entonces ambos comenzaron a inspeccionar el lugar, aunque para ser más exactos, Yukinoshita fue la que tomó la iniciativa, ya que Hikigaya estaba perdiendo el tiempo en contemplar cada gesto que ella hacía.


—En base a lo que hemos visto hasta ahora, no podemos hacer algo que dañe la hierba. Así que construir un escenario con cerchas de aluminio, por ejemplo, sería imposible.

Los ojos de Yukinoshita estaban enfocados en el área verde del lugar. Ella estaba convencida de que se podía usar aquel espacio para el evento, así que solo necesitaba enviar una solicitud.

—También tenemos que tener en cuenta el sonido y la electricidad. Y sería estupendo si pudiéramos tener nuestra propia fuente de energía, pero para eso tendríamos que alquilar una... Además, el clima también es otro punto que tenemos que evaluar.


Analizando todo eso, Yukinoshita concluyó que el parque no era un lugar adecuado, así que Hikigaya comenzó a ver otras opciones, y mientras observaba el lugar, sugirió ir un rato al mar.

—Está bien, solo por si acaso—respondió Yukinoshita.

Ambos caminaron a un ritmo lento. Pasaron del pasto verde a la arena blanca. Hikigaya miró al horizonte y dijo: "El mar de Chiba es el mejor..."

Aunque es la bahía de Tokio... —dijo Yukinoshita mientras caminaba al lado de Hikigaya. Luego detuvo su paso, dirigió su mirada hacia él y continúo hablando—. Realmente te gusta Chiba, ¿no? ¿Tienes planeado quedarte aquí para siempre?


Mientras no me echen, sí. Tengo planeado ir a una universidad que esté cerca de aquí.

—Pero las universidades que quieres, en su mayoría, tienen campus en Tokio.

¿Cómo diablos sabes eso? Si que asusta...

Al oír la declaración honesta de Hikigaya, Yukinoshita hizo una mueca y dijo: "No es difícil darse cuenta, ya que tenemos casi las mismas notas".

—Bueno, eso es verdad. Después de todo, las carreras que queremos estudiar son casi similares.


—Cierto... Así que probablemente terminemos en las misma universidad.

Es una posibilidad.

Ambos comenzaron a imaginar cómo serían sus vidas en los próximos años, el tipo de trabajo que tendrían, entre otras cosas. Pero aún así, Hikigaya menciona que volvería a Chiba, ya que no puede imaginarse en otro lugar.

Ya veo, me alegro de oír eso —dijo Yukinoshita.

Mientras ambos seguían caminando, se encontraron con un ostentoso edificio, que a simple vista, parecía tener unos muebles adecuados en sus balcones para disfrutar la vista del mar. Así que decidieron ir a echar un vistazo.


Una vez que llegaron, se sentaron en la cafetería del edificio y comenzaron a matar el tiempo, hasta que finalmente se pudo ver el atardecer. Tanto Yukinoshita como Hikigaya lo miraron en silencio.

De un momento a otro, se podía escuchar las campanas de una capilla, así que ambos voltearon a ver de donde provenía el ruido, y decidieron ir a echar un vistazo.

Desde la distancia, se podía ver que el ruido provenía de una ceremonia nupcial, el cual estaba ubicado al costado del edificio donde estaban momentos antes.

Para Hikigaya, el ver una ceremonia nupcial era extraño, así que trató de ignorar lo que estaba viendo, pero en ese instante, sintió un tirón en su mano izquierda.


¿Qué sucede?

Este lugar es perfecto. Hagámoslo aquí —dijo Yukinoshita con los ojos brillosos. Su expresión mostraba felicidad.

Por un momento, Hikigaya guardó silencio, ya que si preguntaba lo que estaba pasando, sería un jaque mate completo. Después de todo, ambos están en un salón de bodas y es normal que Hikigaya esté nervioso.

¿No crees que es demasiado pronto?

Yukinoshita lanzó una mirada desconcertada e inmediatamente soltó la mano de Hikigaya, para después dejar escapar un suspiro.


—Vuelves a tener la misma mirada en tus ojos y la misma personalidad. Realmente eres malo para entender las cosas. Mira más de cerca —dijo Yukinoshita mientras señalaba el folleto que estaba en la entrada de la ceremonia—. Este salón de eventos tiene instalaciones adecuadas, vista al mar y fogatas.

Oh... Ya veo, te referías al baile de graduación.

En ese instante, Hikigaya sintió una vergüenza única, pero trató de calmarse para poder dar una respuesta adecuada.

Es verdad, si vamos a hacer el baile de graduación, tiene que ser aquí.

—Así es, este lugar es el que necesitamos —dijo con una sonrisa triunfante.


Al día siguiente, Hikigaya y Yukinoshita están en el club trabajando rápidamente en los papeles que presentarán para solicitar las instalaciones de la recepción que vieron un día anterior. Y también habían invitado a unas cuantas personas para tener una reunión, en el cual se iba a explicar los detalles del baile de graduación.

Hikigaya había invitado a un grupo de personas distintas, al igual que Yukinoshita, ya que ambos se habían repartido el trabajo. Y, al cabo de un momento, los miembros del Club United Gamers hicieron su aparición. Hubo un saludo de lo más normal entre ellos y Hikigaya, pero con Yukinoshita fue diferente, ya que ella se acercó, inclinó su cabeza y los saludó cordialmente mientras pedía disculpas por las "tonterías" que Hikigaya les hizo. Al ver tal cordialidad, Hatano y el hermano de Sagami quedaron conmovidos. Luego la puerta del club sonó varias veces hasta que finalmente se abrió.

¡Hola!


Aquella persona era Isshiki Iroha, quien estaba acompañada por los miembros del consejo estudiantil.

Isshiki-san, gracias por venir.

Oh, no te preocupes. Sólo estoy aquí para devolverte el favor.

En ese momento, alguien asomó su cabeza por la pequeña abertura de la puerta. Así que Yukinoshita le dijo: "Entra".

La cara de un ángel apareció. Bueno, eso fue lo que Hikigaya pensó al ver a Totsuka. Y de un momento a otro, la voz de alguien se pudo escuchar a lo lejos.

—¡Hey!

La voz de aquella persona le pertenecía a Hayama, quien vino acompañado de Miura.


Prácticamente todos estaban reunidos, solo faltaba una persona más. Así que Yukinoshita miró su reloj, ya que la hora pactada estaba por cumplirse. Pero en ese momento, Hikigaya, en voz baja, dijo: "Creo que ya deberíamos empezar".

Sin embargo, en ese instante apareció la persona que estaban esperando. Ella entró y dijo: "¡Yahallo!"

Ligeramente sin aliento y con la mano en alto, Yuigahama Yui apareció con una sonrisa más brillante que la del día anterior.

De esta forma, los preparativos para el baile de graduación comenzaron. Cada uno de ellos desempeñaron roles distintos, ocupando puestos en lo que mejor se les da. Y aunque por momentos hubo vacilación en ellos, ya que el trabajo fue duro, lograron salir adelante.

Disponible en Google Play

2/Publicar un comentario

  1. Gracias por publicar el volumen Kevin

    ResponderBorrar
  2. Puros juegos psicológicos jajaja!!! se pasa este Watari y pobre Hikigaya pensando que Yukino le estaba pidiendo matrimonio jajaja!! y no solo eso a hora Yukino se convirtió en su acosadora y hasta sabe a cual universidad y carrera tomara Hikigaya . Gracias por este capitulo también estuvo entretenido, esperando el proximo capitulo. Se acerca el final!!!!! siiii!!.saludos

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio

Artículos sugeridos