Hajimete no Gal Manga 108 - RESUMEN COMPLETO


Manga 108: Mi primera chica de póster

En el segundo día del viaje, Yame le sugiere a Hashiba y Yui ir a comer a un restaurante, ya que vio una recomendación en el internet. Y al oír la propuesta de Yame, Yui, quien está con el rostro decaído debido a que la noche anterior estuvo fantaseando con Hashiba, menciona que es una buena idea.

—Bien. Solo debemos esperar a alguien más —dijo Yame mientras miraba su celular.


Entonces, en ese momento aparece Kotohayashi y dice: "Gracias por esperarme". Y al verla, Yui se sorprende y exclama con fuerza: "¿¡Qué estás haciendo aquí!? ¡¡Hoy es nuestro día libre!!"

—Estoy en mi patrulla, verificando a todos los grupos —responde Kotohayashi—. Y debido a que su grupo es el que puede causar más problemas, entonces necesita mayor atención.

Al oír eso, Yui no queda convencida, ya que sabe que la presidenta solo vino para pasar el rato con Yame. Sin embargo, resulta que eso es algo conveniente para Yui.

—Espera un momento... Si la presidenta vino para acompañar a Yukana, entonces eso significa... que Hashiba-kun estará solo... —pensó Yui.


En ese momento, Yui comienza a recordar las fantasías que tuvo con Hashiba la noche anterior, y luego se dice a sí misma que no debería estar pensando en eso.

Y al verla actuar de una forma tan extraña, Hashiba se pregunta qué es lo que está pasando con Yui.

Después de aquello, el grupo llega al restaurante y se acomodan en la mesa para hacer sus pedidos. Y una vez que todos están listos para ordenar, Yame llama a la mesera.

—¡Disculpe, vamos a ordenar! —dijo Yame.

—Estoy en camino —responde la mesera.


Una hermosa mujer con dos coletas llega a la mesa. Y al verla, Yame y Yui se sorprenden por lo encantadora que es.

—Woww. ¡Eres demasiada linda! —dijo Yame.

—¿Eh? Eso fue repentino. Pero gracias —respondió la mesera con una sonrisa.

Entonces, el grupo realiza su pedido y quedan asombrados por lo encantadora y amable que fue la mesera. Bueno, casi todos, porque Yui no quedó convencida del todo.

Y mientras la mesera estaba atendiendo a otros clientes, Hashiba se queda sorprendido por lo amable que es y se dice a sí mismo que incluso chicas como ella existen.


Yui se percata de la reacción de Hashiba y lo mira fijamente, para después decirle: "Incluso Hashiba-kun quedó hipnotizado por ella... Así que supongo que cualquier chica está bien para ti, ¿verdad?"

—¡No quedé hipnotizado! —respondió Hashiba.

Ante la situación, Yui se enoja y se pone a pensar que tal vez esa chica pudo haber engañado a todos, pero no a ella, ya que está convencida de que esa mesera tiene un lado oscuro.

De repente, uno de los clientes comienza a molestar a aquella mesera. Él quiere tomarle una foto, pero ella le dice que no, ya que eso no está permitido. Hashiba se percata de la situación, pero en ese instante otra mesera aparece trayendo la comida que él y sus demás amigos habían pedido.

Pasado un momento, Hashiba se percata que aquel cliente que estaba molestando a la mesera momentos antes, está intentando tomarle una foto a su ropa interior sin que ella se dé cuenta.


Al ver eso, Hashiba no podía permitir que aquel cliente se salga con la suya, así que se levanta de la mesa e intenta decir algo para detenerlo. Pero repentinamente, la mesera golpea la mano del cliente haciendo que bote su celular.

Aquel hombre intenta recoger su celular, y al levantar la mirada, ve la expresión de la mesera, lo cual generó un gran susto en él, haciendo que se vaya del restaurante sin decir ni una sola palabra.

Al ver eso, Hashiba se queda sorprendido, pero inmediatamente la mesera lo toma de la mano y le dice: "¡Estaba tan asustada! Intentaste ayudarme, ¿verdad?"

—Al final no hice nada... —respondió Hashiba sonrojado.

—Pero está bien —susurro la mesera en el oído de Hashiba—. El día de hoy estoy usando mi ropa interior.

Al oír eso, Hashiba se sonroja, mientras que la mesera se retira con una sonrisa cautivadora.

De repente, Yui aparece y le pregunta a Hashiba: "¿Qué estás haciendo?"

Hashiba se sorprende y no sabe qué decir, mientras que la presidenta le dice: "Así que estabas intentando ligar con chicas en el viaje escolar, ¿verdad?"


—No, solo estaba intentando ayudarla... —respondió Hashiba.

Y para la buena suerte de Hashiba, Yame no se había percatado de lo que estaba sucediendo. Pero una vez que Hashiba le explica la situación, Yame lo felicita.

Pasado un momento, Yame pregunta a dónde irán después de comer.

—Bueno, aún tenemos algo de tiempo antes de regresar al hotel... —dijo Yui—. Así que vayamos a nuestro siguiente destino.

¡Únete a nuestro Discorp!


¡Descarga nuestra aplicación!
Disponible en Google Play

0/Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio

Artículos sugeridos