Mokushiroku no Yonkishi Manga 1 - RESUMEN COMPLETO


Manga 1: Un joven que se pone en marcha

En cierto lugar lejano, donde hay una gran montaña que está ligeramente flotando sobre las nubes, vemos a un joven que está persiguiendo un gran ave de color azul. El joven luce emocionado por aquel ave y le dice a su abuelo, que en ese momento estaba cosechando algunos vegetales, que mire al cielo porque hay un "Pájaro de Piedra".

—Oh, no he visto uno de esos hace mucho tiempo —respondió el abuelo.


El joven le dice a su abuelo que no tiene nada con qué atrapar el ave, así que, al oír eso, su abuelo entiende el mensaje y va rápidamente por su tridente, para después lanzarlo con todas sus fuerzas hacia aquel ave.

Y al ver que el ave estaba cayendo, el joven, que se encontraba en un acantilado, va rápidamente a querer atraparlo. Él salta encima del ave y caen juntos. Y al ver eso, su abuelo se preocupa y corre presuroso hacia su nieto mientras lo llama por su nombre: "¡¡Percival!!".

Sin embargo, su nieto no sufrió ninguna herida, ya que al final se sostuvo de una roca para no caer al fondo del acantilado.


Después de aquello, Percival, que se encuentra con abuelo en su hogar, está cortando en varios pedazos el Pájaro de Piedra, y una vez que termina, lo cocina. Ambos comen alegremente, y Percival le dice a su abuelo que un día será tres veces más grande que él. Y una vez que terminan de comer, se dirigen afuera para comenzar a entrenar.

Ambos se quitan el polo y comienzan.

—¡¡Comencemos!! —exclamó Percival mientras se dirigía rápidamente hacia su abuelo.

Percival hace unos movimientos rápidos y golpea con ambas manos el estómago de su abuelo, quien en ese instante lo sujeta desde la cintura y lo tira al suelo.


—¡¡No puede ser!! ¡¡Perdí otra vez!! ¡¡Estuve tan cerca!! —exclamó Percival mientras hacía un berrinche estando en el suelo.

Su abuelo lo mira fijamente y le dice que estuvo a punto de perder, así que también tuvo que ponerse serio al momento de enfrentarlo. Al oír eso, Percival se emociona y comienza a dar vueltas por todo el lugar de lo emocionado que estaba, mientras que su abuelo le dice que irá a lavar los platos al lago que se encuentra en la parte baja de la casa.

En el lago, el abuelo está lavando los platos y menciona que su nieto ha crecido bastante. Él pone un rostro de alegría, pero, repentinamente, recuerda algo.

—¡Oh, no, no, no! ¡Realmente fui muy descuidado! ¡Cómo pude olvidarlo! —exclamó el abuelo mientras salía a toda velocidad del lago para ir a buscar a su nieto. Y una vez que llega a donde está él, le dice: "¡¡Percival, mañana es el cumpleaños!!".


—¿Eh? ¿De quién? —preguntó Percival, quien en ese momento estaba miccionando.

—¡¡El tuyo!! ¿¡De quién más va a ser!?

En ese momento, su abuelo le dice que mañana cumplirá 16 años. Y al día siguiente, en el cumpleaños de Percival, su abuelo lo lleva a lo alto de un acantilado para mostrarle su regalo.

—¿Qué te parece? —preguntó el abuelo.

En aquel lugar, se podía ver todas las nubes, y en ese instante, el abuelo sonríe y le pregunta a Percival si quiere irse de "Dedo de Dios" para ir a buscar aventuras en un mundo más grande.


—La verdad, no —respondió Percival con una sonrisa.

Al oír eso, el abuelo se sorprende bastante y le pregunta a su nieto si está hablando en serio, para después decirle que más allá de las nubes encontrará una isla que flota, y que supuestamente ese lugar dio vida a una rama de las diosas, que ahora se hacen llamar celestiales.

—¿Supuestamente? —dijo Percival—. Entonces, eso quiere decir que no lo has visto.

—Bueno, no... porque no sé volar —respondió el abuelo—. ¡¡Pero eso no es todo!! ¡¡Debajo de Dedo de Dios, nuestro hogar, también encontrarás una vasta tierra llamada "Britannia", que está repleto de aventuras y misterios!!

El abuelo le explica a su nieto todas las aventuras que podrá encontrar, pero aún así, Percival insiste en quedarse en Dedo de Dios y luego le dice: "Bueno, ya que estamos aquí. ¡Pesquemos algunos peces voladores!".


Pasan las horas, y ya es de noche. Percival está comiendo un pez volador, mientras que su abuelo está bebiendo. Repentinamente, el abuelo le dice a Percival que su padre se fue de aventuras cuando cumplió 16 años, y al oír eso, Percival le pregunta: "¿No se supone que mi papá murió?".

—Ah, sí. Olvídalo, no es nada —respondió el abuelo mientras desviaba la mirada.

Pasado un momento, el abuelo le pregunta a Percival si no se siente solo en un lugar tan solitario como Dedo de Dios, a lo que Percival le dice que no, ya que está junto a él.

Repentinamente, el abuelo, que está un poco mareado, dice una frase: "Los ojos ven a través de la maldad, la boca dice la verdad, el corazón está lleno de justicia, la espada derrota a la maldad...". Y justo antes de que termine la frase, Percival lo interrumpe: "Siempre dices eso cuando estás ebrio. ¿Qué significa?".


—Oh, no es nada. Solo es un recordatorio.

Después de aquello, Percival y su abuelo están durmiendo. Pero, de un momento a otro, Percival se despierta y sale de su casa, para después ir a lo alto de aquel acantilado que su abuelo le mostró horas antes.

Percival se sienta y mira el vasto cielo mientras se pone a pensar en las aventuras y misterios que su abuelo le mencionó que podía tener si saliera de Dedo de Dios.

—¡¡Quiero tener una aventura!! —exclamó Percival mientras daba vueltas por todo el lugar—. ¡Tengo ganas de salir de aquí! ¡¡No puedo estar quieto!! —repentinamente tropieza con una piedra y cae al suelo—. ...Pero está bien, ya que tengo a mi abuelo.


Sin que se diera cuenta, Percival se quedó dormido en aquel lugar, y tuvo un sueño en el que su abuelo se alejaba.

Al día siguiente, Percival se despierta y ve la niebla de la mañana. Y de un momento a otro, ve una extraña figura que comienza a emerger de la niebla. Él se queda sorprendido al ver que la extraña figura era la de un hombre que vestía una armadura completa y que estaba encima de un pequeño bote.

Una vez que aquel hombre llega al acantilado donde está Percival, comienza a decir que está buscando a alguien y que le tomó mucho tiempo.

Repentinamente, Percival le habla a aquel hombre y le pregunta si es uno de esos caballeros que navega los cielos en un barco de ilusiones.


—¿Eh? —murmuró aquel hombre—. Ah, hola... Estoy buscando a alguien. ¿De casualidad conoces a un hombre llamado Balgis?

—Ah, sí. Ese es el nombre de mi abuelo.

—Oh, ya veo. Así que eres el nieto de Lord Balgis...

Percival le pregunta cómo conoce a su abuelo, a lo que aquel hombre le dice que es un viejo amigo y que solían ser caballeros sagrados, pero después rompieron relaciones; sin embargo, ahora, después de 16 años, tiene un asunto importante que tratar con él. Así que Percival le indica dónde se encuentra su abuelo, para después pedirle que le muestre su barco.


Antes de que el hombre se vaya, dice: "Que hombre tan despiadado... Te ocultó la verdad mientras te criaba". Al oír eso, Percival se sorprende bastante, pero no le da importancia y luego se dirige hacia el barco.

Por otra parte, el abuelo está picando un vegetal, pero, repentinamente, alguien le habla por detrás.

—Usas la espada que recibió los honores de su majestad como un cuchillo de cocina... A pesar que el tiempo ha pasado, no has cambiado...

Rápidamente, el abuelo agarra su espada y ataca a la persona que le habló por detrás, pero su ataque no fue muy rápido porque aquel hombre solo tuvo que mover dos dedos para mandarlo a volar y chocar contra su casa.


—Te he estado buscando, Lord Balgis —dijo aquel hombre que momentos antes se había encontrado con Percival—. Han pasado 16 años desde que traicionamos a nuestro maestro y escapamos. Nunca pensé que estuvieras viviendo en un lugar tan lejano.

En ese instante, Lord Balgis sale de su casa a toda velocidad y ataca a aquel hombre, para después decirle que fue su facción la que traicionó a su maestro y que él solo escapó. Ambos pelean intensamente, sus espadas chocan, pero al final, Lord Balgis no fue capaz de lastimar a aquel hombre, más bien, él termino con una gran herida en el estómago.

Repentinamente, Percival aparece y con gran fuerza le exclama a aquel hombre qué le está haciendo a su abuelo, a lo que el hombre le dice que espere, que dentro de poco se encargará de él.


De un momento a otro, Percival agarra una piedra y le tira con todas sus fuerzas a aquel hombre, quien solo mueve los dedos para destruir la piedra. Sin embargo, el ataque de Percival no ha terminado, y se mueve rápidamente para tirarle una gran roca, pero aquel hombre lo destruye fácilmente, y justo antes de que él inicie su ataque, Lord Balgis aparece por detrás y lo sujeta con todas sus fuerzas.

—¡¡Huye, Percival!! —exclamó Lord Balgis.

—¡No, no te abandonaré, abuelo!

—Está bien —dijo aquel hombre—. De todas formas, ¡¡no iba a dejarlos escapar...!!


Una vez que terminó de decir esas palabras, aquel hombre levantó el brazo izquierdo y destrozó por completo el cuerpo de Lord Balgis. Luego se acercó a Percival y le dijo que si quería culpar a alguien, entonces debería culpar a su abuelo. En ese mismo instante, aquel hombre apuntó su dedo hacia el pecho de Percival y le causó una gran herida.

Justo antes de que Percival cayera al suelo, da un gran grito e intenta darle un puñetazo a aquel hombre, pero fue en vano, ya que su golpe no fue lo suficientemente fuerte. Así que aquel hombre solo tuvo que darle una patada para mandarlo a dormir, aunque él pensó que con eso ya lo había matado.

Momentos después, Lord Balgis, quien está tirado en el suelo y sin poder moverse, le pregunta a aquel hombre, que en realidad se llama Ironside, por qué vino a matarlo justo ahora.


—Hace unos días, hubo una profecía —respondió Ironside—, el cual afirma la llegada de una existencia que causará la perdición de nuestro amo, el Rey Arthur. Se dice que esa existencia se hace llamar "Los Cuatro Caballeros del Apocalipsis".

Ironside le explica a Lord Balgis que no sabe si él será uno de esos cuatro caballeros, pero tampoco puede correr el riesgo, así que por eso vino a matarlo. Y una vez que termina de conversar con Lord Balgis, se retira del lugar diciendo: "Todo sea por el bien mayor..."

Después de aquello, Lord Balgis se da con la sorpresa de que su nieto aún sigue con vida.


—Lo siento, abuelo. No pude protegerte —dijo Percival mientras derramaba una cuantas lágrimas.

—No, te equivocas. Yo era quien debía protegerte —respondió Lord Balgis mientras lloraba.

Ambos se abrazan, y luego Lord Balgis le dice a Percival que aquel hombre que los atacó se llama Ironside y que es su padre. Al oír eso, Percival se sorprende bastante, ya que pensó que su padre había muerto.

Lord Balgis ya no podía moverse, estaba muy lastimado, así que le dice a su nieto que ya no le queda mucho tiempo, y que a partir de ahora, deberá empezar su viaje para conocer la verdad. También le dice que debe buscar a su padre y preguntarle directamente qué está pasando.


A medida que su abuelo seguía hablando, Percival solo escuchaba mientras su rostro reflejaba un gran dolor debido a lo que estaba por ocurrir.

—¡¡No quiero estar solo!! ¡¡Quiero estar contigo, abuelo!! —dijo Percival entre llantos.

—Yo siempre... estaré contigo... desde ahora, en adelante, mi querido nieto, Percival.

En el momento en que Lord Balgis terminó de decir aquellas palabras, su mano, que estaba sujetando la cabeza de Percival, cayó al suelo, dando señal de que él había fallecido. En ese instante, un gran dolor invadió el corazón de Percival, quien lloró desconsoladamente.

Después de aquello, Percival enterró a su abuelo, y tomó la capa y casco de él para emprender su primer viaje, donde una aventura lo espera. Él ahora buscará al asesino de su abuelo y descubrirá la verdad, y también conocerá ese vasto mundo que aún le queda por descubrir.

Y así, una nueva historia comienza.



Pueden usar nuestro resumen, siempre y cuando nos mencione como su fuente de consulta.

¡Únete a nuestro Discord!


¡Descarga nuestra aplicación!
Disponible en Google Play

0/Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio

Artículos sugeridos